Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Cultura’

La Revolución de los Museos

La revista TELOS de la Fundación Telefónica dedica su número 90 a la Revolución de los Museos, el cambio que ha tenido lugar como consecuencia del nuevo entorno tecnosocial en el cual nos encontramos y que ha generado una nueva forma de entender estas instituciones.

Marío Quijano, en la introducción a este dossier de la revista, afirma que «negar la evidencia de que los modelos tradicionales de marketing y comunicación se están quedando obsoletos sirve únicamente para alargar la agonía y perder progresivamente visitantes (reales o virtuales). Es necesario plantear nuevos discursos, contenidos, canales y modos de relación con los potenciales ‘amigos’ (…) No se puede dejar pasar el tren de las TIC. La supervivencia de estas instituciones, en muchos casos, dependerá de ello«.

José Nicolás del Río Castro reflexiona sobre los Museos de arte en la red, y nos dice que «El museo on line es digital: la obra se desmaterializa y el museo también; el museo on line es hipermedia: el visitante se convierte en comisario; y el museo on line es una tarjeta de visita del museo físico»

Por su parte, Agustín Martínez Peláez, Carlos Oliva Marañón y Ana María Rodríguez Rivas centran su discurso en un ejemplo concreto, el Museo Reina Sofia, y explican los modelos de Comunicación interna y externa y la forma de interactuar con un público virtual. «El mercado y el público demandan mucha más interacción, participación y personalización con el arte que tiempos atrás. Los museos deben encontrar nuevos caminos para mantenerse en el mundo digital y atraer a las generaciones futuras a través de los nuevos perfiles que deben demostrar sus profesionales en la comunicación intern

Pablo Castilla San Martín se adentra en el mundo de las Nuevas Tecnologías Expositivas y dice que las TIC «ofrecen nuevas formas de conseguir presentaciones dinámicas que involucren a los visitantes y les ofrezcan nuevas formas de interactuar con los objetos y exposiciones del museo: realidad virtual y aumentada, interactividad y elementos audiovisuales escenográficos»

Jaime Solano habla de las posibilidades de los sistemas móviles en el Museo en la palma de la mano. «La revolución de los contenidos interactivos, la personalización por audiencias y los dispositivos móviles han entrado con fuerza en los museos (…) El visitante utiliza la tecnología en su vida diaria, lee libros en tablets, usa teléfonos móviles de última generación, tiene conexión a Internet en el hogar y se mueve en redes sociales. No es de extrañar que esas nuevas tecnologías se estén demandando también en el ámbito cultural y artístico, en especial en los museos«.

Mayte Ortega Gallego muestra otra visión de cómo la tecnología revoluciona de los museos centrándose en analizar la Conservación del arte contemporáneo. «El uso de la tecnología está modificando las pautas de trabajo en los museos de arte contemporáneo hacia dos vías. Por un lado, con un mayor conocimiento de la misma, ya que forma parte de gran número de manifestaciones de arte contemporáneo; y por otro lado, como medio de conocimiento y estudio de obras en soporte tradicional sin apenas tocarlas para su posterior difusión».

Mónica Bello Bullano hare referencia a otro ejemplo concreto: VIDA, el Concurso Internacional Arte y Vida Artificial, donde afirma que «la condición tecnológica de las prácticas artísticas modifica el significado y la experiencia del visitante»

Javier Celaya va Más allá del marketing de museos en redes sociales y dice que «no basta con tener una estrategia de marketing 2.0 en Internet; hay que integrar a los usuarios en todos aquellos procesos de creación, participación y difusión donde el equipo directivo considere que aportan valor. Los gestores culturales del siglo XXI deben asumir que no van a poder, ni deben, controlar todos los procesos de la entidad que representan«.

Por último, hago mi aportación a esta revista hablando de los Museos españoles en la redes sociales y de cómo estas redes «han supuesto una revolución en el marco de la sociedad digital y se han convertido en el elemento vertebrador de Internet. A los museos se les ofrece una oportunidad, como nunca antes habían tenido, de establecer un diálogo constante y variado con todo tipo de público. Las redes sociales dan la oportunidad de acercar las instituciones a sus visitantes de manera diferente, permiten llegar a más gente que las campañas de difusión tradicionales y atraen nuevos sectores de público al museo. El potencial de las tecnologías de la información para los museos es inagotable y supone una nueva vía de trabajo muy fecunda y que puede aportar grandes resultados a la institución«.

El dossier completo de la Revolución de los Museos de Fundación Telefónica puede leerse en el siguiente enlace.

Pinterest

Ha ido creciendo en popularidad en el último año hasta generar todo un boom en Internet. Con casi 12 millones de usuarios es la red de moda gracias a su fácil uso, flexibilidad y la gran viralidad con la que se mueven los contenidos, Pinterest se ha convertido hoy en el nuevo fenómeno social.

Pinterest es una red muy visual y adictiva que funciona a modo de un tablón de anuncios virtual en el que se puede ir añadiendo elementos a medida que se navega por la red. Es como un muro de Facebook público, como un Flickr más social, como un Tumblr novedoso y sin formato blog y como un Delicious más viral; y todo ello al mismo tiempo.

.

La información se organiza por temas o tablones (board) a los que se añaden los distintos “pin” que generamos directamente desde Internet (un botón en nuestro navegador nos ayuda a ello) o haciendo “repin” a otros contenidos de la propia red. El que exista una aplicación para iPhone y el acuerdo con Facebook para que sea posible interactuar en ambas redes ha hecho que aumente la popularidad de Pinterest.

.

¿Pero es útil esta red para los centros culturales? Nos encontramos en un momento en el que empiezan a proliferar distintas redes sociales y ello genera dudas: ¿hay que estar en todos los sitios?, ¿es mejor adelantarse y experimentar o esperar y sólo utilizar aquellas redes ya asentadas y ampliamente respaldadas?, ¿qué puede ofrecer Pinterest que no ofrezcan otras?

.

Pinterest es interesante para:

  • Organizar la información relacionada con determinadas exposiciones o actividades de la institución y facilitar su visibilidad de una manera sencilla y atractiva.
  • Ser un escaparate en el que mostrar novedades.
  • Compartir imágenes.
  • Distribuir contenidos de calidad que se quieran viralizar.
  • Utilizarse como marcador social.
  • Recopilar información sobre el museo o institución en otros medios.
  • Redirigir tráfico hacia la web del museo.
  • Llegar al público femenino, minoritario en otras redes y mayoritario en ésta.

.

.

Principalmente, conviene usar esta red a instituciones que quieran un espacio visual en el que compartir o recopilar contenidos; que aún no hayan ampliado mucho sus comunidades sociales y que no tengan otras redes que realicen las funciones que Pinterest ofrece; que tengan interés en diversificar y quieran innovar y experimentar; que se puedan permitirse gestionar varias redes sin que ello repercuta en la calidad de las mismas; o que quieran una forma cómoda de generar información.

.

Museos de moda y diseño tendrían una excelente acogida en Pinterest por el tipo de usuarios de esta red. El arte y la arquitectura son otras categorías con gran aceptación y en general cualquier centro que ofrezca contenido visual tendría el respaldo de los usuarios.

.

Un ejemplo de cómo usar Pinterest se puede ver en esta board sobre museos, o en el interesante uso que le da los Museos de Castilla y León para mostrar los centros museísticos de la comunidad y que muestra la utilidad de esta herramienta para una red de museos.

.

En la web de Clases de Periodismo hay un tutorial de uso que puede ser de interés para dar los primeros pasos.

.

De momento, la forma más fácil de abrir una cuenta en Pinterest es por invitación. Si alquien tiene interés en abrir un perfil en esta red y quiera una invitación, puede dejar un comentario en esta entrada y se la enviaré.

Destacados 2011: innovación cultural

En el año 2011 las instituciones culturales y los centros de divulgación  pusieron un mayor interés por hacer uso de elementos tecnológicos y de innovación como complemento a sus vías tradicionales de comunicación y difusión. Hay cosas que hoy ya nos parece normal que puedan ser utilizadas por parte de un museo, como los códigos bidimensionales o las aplicaciones móviles, pero que sin embargo empezaron a usarse en nuestro país hace sólo un año. Como el avance está siendo tan rápido, conviene recordar algunos de los elementos novedosos que las instituciones culturales pusieron en práctica en el pasado año para poder evaluar mejor lo que ha supuesto el 2011 en innovación cultural.

En este pequeño recorrido visual por el pasado año no están presentes ni todas las innovaciones ni todos los centros, al ser muchos los elementos que entraron en juego. Se trata solamente de algunos de los más destacados  y variados ejemplos  que ayudan a conocer algunos de las avances que ha habido.

Hay que destacar el gran esfuerzo que están haciendo algunos centros, por lo que es de esperar que este año 2012 las novedades en este ámbito sigan aumentando.

Apps de reconocimiento de imagen

¿Cuántas veces hemos ido por la calle y hemos visto un monumento que no sabíamos lo que era?; ¿o hemos estado en un museo y nos hubiera gustado tener más información al instante sobre la obra que contemplamos?; ¿o vemos una imagen de un objeto que no reconocemos y no sabemos bajo que nombre buscarlo?…

Pues hoy ya podemos hacer todas estas cosas de forma cómoda y sencilla a través de nuestro móvil y con aplicaciones de reconocimiento de imagen. Sin necesidad de conocer el nombre de una pieza, sin tener que teclear o escribir datos, sólo haciendo una foto con nuestro teléfono podremos obtener toda la información sobre ese bien.

Para los museos, yacimientos y conjuntos monumentales esto aporta muchos beneficios y facilita que los usuarios puedan conocer más sobre aquello que ven. Además, es muy práctico de usar  ya que se puede enfocar un objeto desde la distancia, no hay que añadir ningún elemento extra que aporte la información  (como ocurre con los códigos bidimensionales o la tecnología NFC) y funciona igual tanto si enfocamos el objeto real como si lo que fotografiamos es la imagen del mismo en un libro, catálogo, póster…

Algunos museos ya han empezado a poner en práctica este sistema, usando aplicaciones como Google Goggle o Blinkster.

 Google Goggle es un servicio prestado por el gigante informático mediante el cual se puede reconocer y obtener información sobre los monumentos más importantes y las obras destacadas de la historia o del arte. Además, algunos museos han llegado a acuerdos concretos con la compañía para que toda su colección permanente pueda ser escaneable mediante este sistema y redirija a la web del museo.

Tal es el caso del Museo Getty, el primer centro en usar esta forma de interactuar con su público.  A través de Google Goggles se puede consultar toda su colección, leer o almacenar la información sobre cada obra, descargar audio, usar realidad aumentada, etc…

También el Metropolitan de Nueva York ha llegado a un acuerdo con Google para que  76 mil imágenes de su colección sean reconocibles a través de este medio.

Pero éste no es el único sistema y otros museos se han decantado por usar Blinkster, una aplicación móvil especialmente diseñada para descubrir contenido cultural. El Centro Pompidou, por ejemplo, está experimentando con su uso a través de una app específica: Blinkster CP. El objetivo es generar un valor añadido real para el visitante, darle unos datos concretos y enlazarle a sitios en los que obtener más información. Pero ademas permite la participación del público, que puede dejar sus comentarios o dar información complementaria sobre las obras.

Estos sistemas de reconocimiento de imágenes son particularmente útiles para aquellos centros que ya tienen su colección en red, pues con poco esfuerzo adicional pueden ofrecer esta servicio a su público y enlazar sus piezas  (reales o reproducidas en cualquier soporte) con la información que sobre ellas tenga en su web. En yacimientos arqueológicos, sitios naturales o monumentos tiene además el beneficio de que no precisa colocar ningún elemento accesorio que pueda alterar el bien.

No hay que perder de vista este tipo de aplicaciones porque van a extenderse mucho en el sector cultural de aquí en adelante, por lo que conviene que se reflexione sobre sus posibilidades y que los diferentes centros empiecen a experimentar con su uso e integración.

Ambas aplicaciones están disponibles tanto para iPhone como para Android.

Actualización: Ante las dudas surgidas sobre cómo usar Google Goggle en iPhone, he aquí un breve tutorial.

Cultura Digital y Net-Renacimiento

Actualmente estamos entrando en una nueva época en la que los modelos de creación, difusión y consumo cultural propios del universo Gutemberg y del mundo que se creó con el desarrollo de la imprenta han perdido vigencia tras haber sido válidos los últimos 500 años. En apenas una generación se ha modificado totalmente la forma de desenvolvernos por nuestro entorno, y esto ha dado lugar a  hábitos culturales diferentes y a que nos encontremos en una etapa que podríamos calificar como de Net-Renacimiento. 

El Renacimiento clásico supuso una reactivación y difusión de la cultura e hizo del ser humano el centro de todas las cosas. Pero este valor se había ido perdiendo con el paso del tiempo, el ciudadano se convirtió en un espectador, en un consumidor, en un elemento pasivo y secundario, en definitiva. Sin embargo, los nuevos medios sociales han devuelto al usuario la posibilidad de ocupar un papel protagonista y participar activamente en la cultura sin necesidad de contar con el beneplácito de terceros, sin intermediarios ni filtros. Ya no es imprescindible convencer a  un periódico para que difunda nuestra noticia, encontrar a un editor que publique nuestra obra o tener una galería en la que poder mostrar nuestros cuadros. Hoy es posible que cualquier persona pueda opinar, generar y difundir cultura por si misma, y además que tenga acceso a un enorme volumen de información. Nunca en la historia se ha dado un proceso de democratización cultural como el que se vive hoy.

Estamos ante un etapa de transformación compleja que se está desarrollando con increíble rapidez y a la que el mundo cultural se está sumando poco a poco. Pero actualmente tenemos ya a nuestra disposición las herramientas necesarias para crear una cultura digital de calidad que llegue a gran número de personas, sólo precisamos vertebrar  una estructura que permita que entre todos podamos construir el conocimiento en red.

Diversos actores culturales (instituciones, empresas, profesionales de la cultura…) ya están trabajando activamente en este campo, desarrollando acciones de alfabetización digital, virtualización de contenidos culturales, difusión on line y procesos interactivos, sociales y colaborativos. Estos entes están colaborando para crear una cultura digital consecuente y articulada, que atienda la diversidad y preserve todas las manifestaciones culturales.

Pero aunque el cambio cultural que estamos viviendo ha sido posible gracias a la tecnología, hay que tener en cuenta que en si misma es sólo un medio. Formar parte del nuevo contexto tecnocultural en el que actualmente nos encontramos supone más que usar una tecnología, es un cambio de mentalidad y de concepto. No se trata de vestir las antiguas ideas y formas de trabajo con nuevos ropajes, sino de aceptar nuevas posibilidades.

Es un camino no exento de una serie de dificultades (choque generacional, brecha digital, falta de modelos previos…)  y de riesgos (estandarización cultural por la globalización, cultura tipo «fast food», comercialización de la cultura…),  que hay que tener presente para poder combatirlos a medida que se avanza en el proceso de desarrollo de la cultura digital.

Cibernavegantes somos y en la red nos encontraremos, y asumiendo este nuevo rol tenemos que embarcarnos en crear procesos culturales que nos permitan surcar el mar digital que hoy es Internet sin zozobrar en nuestro empeño y teniendo muy claro desde el principio a qué puerto queremos llegar. Ya hemos levantado anclas, ahora hagamos algo más que flotar.

Extracto de la conferencia «Cultura y mundo digital», realizada durante la presentación de resultados del proyecto Gran Canaria Digital, en las Palmas de Gran Canaria el 14 de diciembre de 2011. 

Presentación de la misma:

A %d blogueros les gusta esto: