Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘Code’

¿Cómo se usan los códigos QR?

Han pasado dos años desde que el primer museo español hizo uso de los códigos bidimensionales. En este tiempo, los QR han pasado de ser unos desconocidos a convertirse en una realidad asentada y presente en nuestro día a día, siendo muchos más los centros culturales que hacen uso de ellos en sus exposiciones permanentes, acompañando a las muestras temporales o utilizándolo en sus carteles y trípticos.

¿Pero cómo se están usando estos códigos?

A nivel general, entre los principales usos que se les está dando a los smartphones se encuentra la descarga de códigos, con un 21% de la población que hace uso de ellos.

      principales usos de smartphones  

El sector que más descarga códigos son los de edades comprendidas entre los 25 y los 34 años, y la proporción de hombres que escanéan códigos casi duplica al de las mujeres.

qr por edad y sexo

Por sistemas operativos, los usuarios de Android superan por una décimas a los de iOS, copando entre los dos sistemas casi la totalidad de escaneos.

escaneos de codigo por sistema operativo

Los códigos suelen encontrarse fundamentalmente en el packaging de productos o en páginas web.

 dónde se encuentran principalmente los QR

El contenido principal de los códigos suele ser información sobre productos, seguido de la descarga de cupones y ofertas y de información sobre eventos.

 qué contenido principal tienen los QR (no se adapta a lo que los usuarios preferirian)

Sin embargo, si se le pregunta al usuario qué contenido le resultaría más interesante descargar, una mayoría opta por elementos de carácter multimedia frente a la mera información.

 qué prefieren descargar los usuarios de los QR

España se encuentra entre los países donde más códigos se leen con un gran crecimiento desde el año 2011.

 escaneos por paises

En relación a los museos españoles, sólo un 1,3% hace o ha hecho uso de códigos bidimensionales. Fundamentalmente se usan para aportar información sobre piezas, aunque también se suelen encontrar en las páginas web o compartidos en redes sociales.

 MUSEOS principal info que aportan los museos por QR

 

Es habitual que los códigos QR usados en el ámbito patrimonial dirijan a páginas webs no optimizadas para móviles. Si se tiene en cuenta que el 75% de los usuarios prefieren webs adaptadas cuando navegan con terminales móviles y el 45% se sienten frustrados ante páginas no amigables para estos dispositivos, los centros culturales deberían tenerlo en cuenta antes de redirigir con códigos a sitios no adecuados para ser vistos por teléfonos o tabletas.

En general, se observa que en el ámbito cultural las posibilidades de uso de estos códigos están infrautilizadas. Ejemplos de usos originales de los QR son escasos, no se utilizan SPQR para mejorar la accesibilidad y pocos centros están teniendo en cuenta su utilidad para la gestión de áreas de reserva.

Estos códigos se están entendiendo más como un fin en si mismo que como un medio. Incomprensiblemente, algunos centros están empezando a descartar su uso basándose únicamente en que no son ya una novedad y en que se utilizan en muchos sitios; sin embargo, ahora es cuando realmente el visitante conoce lo que son los QR y tiene terminales y aplicaciones para poder decodificarlos. En estos momentos es cuando realmente se les puede sacar partido, pero para ello es necesario entender que lo importante no es el código, es su utilización y su contenido. Para que el visitante se interese por ellos han de aportar un elemento de valor que compense el “esfuerzo” de leerlos o, incluso, de utilizar su propia conexión a internet, y ello implica trabajar en repensar su uso.

Los códigos QR son una tecnología de paso que en breve desaparecerá para ceder terreno a otras opciones, pero que los centros culturales experimenten con ella y con las posibilidades que pueden aportar a su público los prepara para asumir nuevos retos y para conocer aquello que más práctico puede resultar para cada espacio concreto.

 

Anuncios

GRmetadata: el arte como QR

El arte ha sido desde siempre reflejo de la sociedad que lo crea, y si algo caracteriza el entorno socio-cultural en el que actualmente nos encontramos es la tecnología. Partiendo de esta base se presentó a la Bienal de Arte Efímero del Milenio de Granada un proyecto que tenía como fin la construcción de un gran código QR, que la obra fuese elegida entre las ganadoras permitió la materialización del proyecto.

El objetivo era hacer de un objeto de uso práctico, como es un código QR, un elemento que, por su forma y dimensiones, tuviera características artísticas; y al mismo tiempo mostrar que el arte actual puede ser algo más que una pieza  estética, conteniendo información y siendo funcional.

El resultado es un enorme caja de luz de 3,20 de altura por 3 metros de ancho, y un  peso de 400 kilos. En una de sus caras tiene uno de los mayores QR creados en España que dirige a una obra audiovisual; por el otro lado,  un plano de la ciudad de Granada con códigos QR que indican la ubicación del resto de piezas que componen la bienal e información descargable sobre las mismas.

Su ubicación, en la plaza de la Fuente de las Batallas, en pleno centro de Granada y uno de los sitios más concurridos de la ciudad, da una enorme visibilidad a la pieza y hace que montones de personas conozcan lo que es un QR. Su  mayor reconocimiento público facilita que este tipo de códigos puedan usarse como base para otros proyectos patrimoniales.

Para sociabilizar la pieza se ha añadido el hashtag #GRmetadata  pudiéndose participar en la conversación a través de Twitter. Igualmente, ha sido geolocalizada en foursquare para que se pueda hacer check-in en el lugar.

Fotografías del proceso de montaje en Flickr

Proyecto de Miguel Valdivia, arquitecto y creativo digital, y Soledad Gómez, museóloga especialista en nuevas tecnologías.

Equipo de trabajo:

Hermanos Luque: metalistería y montaje.

Rafael Maiquez: carpintería y pintura.

Domoelectra: iluminación y electricidad.

Workstyle: impresión y vinilos.

Voluntarios y equipo de producción de la Bienal del Milenio.

Información en prensa:

La Opinión de Granada.

GranadaHoy

Ideal

Andalucía Noticias

Códigos BIDIS en el Museo del Libro Fadrique de Basilea

El Museo del Libro Fadrique de Basilea estrena hoy nuevo sistema para poder ampliar la información de la exposición permante a través de códigos BIDIS.

Los BIDIS son códigos bidimensionales que pueden decodificarse a través del móvil del propio usuario que podrá descargar contenidos a través del Wifi abierto del museo.

Los 36 BIDIS ubicados en el museo dan acceso a textos explicativos en audio en castellano, inglés y en lengua de signos, además de a información ampliada sobre algunas de las piezas más significativas de la exposición. El objetivo es implementar un sistema de información que permita nuevas vías para acceder al contenido, ampliar información en sala y aumentar la implicación del visitante que puede  interactuar  con los objetos expuestos a través de su dispositivo móvil.

Este interesante proyecto, de gran innovación en la museología española, es un ejemplo de las grandes posibilidades existentes en este campo y sigue los pasos de otros emprendedores que también han utilizado este tipo de aplicaciones como complemento museográfico, como el Museo Guggenheim de Venice o el Museo PowerHouse.

Como única pega, el hecho de que se haya escogido Códigos BIDIS en lugar de códigos QR, un sistema más extendido y cuya patente no se ejerce.

Comparación entre el tráfico generado en Internet por uno y otro sistema en los últimos años.

Más información en la nota de prensa del Museo Fadrique de Basilea.

A %d blogueros les gusta esto: