Saltar al contenido.

Posts etiquetados ‘aplicaciones’

Continuando con la movilidad

El futuro de los museos pasa actualmente por la movilidad, que se convierte en el eje principal de las tendencias tecnológicas en alza. El número de usuarios que utilizan smartphones no para de crecer (España es el país con el segundo mayor índice de penetración de móviles inteligentes) y ello abre todo un campo de posibilidades a los centros culturales para informar, comunicarse e interactuar con su público.

evolucion museos mediamusea

Las aplicaciones son una de las grandes bazas con las que hoy se cuenta debido al gran crecimiento que han experimentado y a su popularidad. Desde las primeras apps móviles de museos  el número ha seguido aumentando, y actualmente 25 museos  y centros culturales y expositivos españoles cuentan con aplicaciones  propias. A nivel global, los museos con aplicaciones móviles representan el 1,6% del total de centros españoles (tomando como dato el último censo del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte).

Es España el promedio de apps instaladas por usuario es de 19. En general, las aplicaciones gratuitas son las mayoritarias, pero casi el 38% de los usuarios de smartphones también descargan de pago. Android es el sistema operativo más extendido, con un 52% de terminales, seguido por iOS con un 34%.

A pesar de la mayor extensión de Android, los museos españoles optan preferentemente por crear apps para los dispositivos de Apple, tal es el caso del Centro de Arte La Panera, por ejemplo. Así, el 88% de las aplicaciones existentes tienen versión para este sistema operativo, frente a un 60% de apps creadas para Android. Los museos con aplicaciones sólo para Android , como el Museo Episcopal de Vic o el Museo Luis de Morales de Badajoz, son una minoría (12% del total). Otros centros optan por crear versiones para ambos sistemas, como es el caso de la radio del Museo Reina Sofia, y su aplicación para Android e iOS, o el Museo de la Ciencia y de la Técnica de Cataluña también con versión para móviles Android y para iPhone.

Existen además aplicaciones exclusivas para tabletas, como la creada por el Museo Nacional de Arte de Cataluña con el catálogo de la exposición “El Museo Explora”, disponible para tabletas Android  y para iPad; la realizada por el Museo de Bellas Artes de Bilbao para la exposición temporal sobre Antonio López;  o la más reciente de las aplicaciones creadas: las Obras Escogidas del Museo Thyssen.

Además de las aplicaciones propias, otros centros optan por lanzar su información móvil dentro de Layar. Tal es el caso del Atlas Escultórico creado por el Museo de San Telmo o la capa de realidad aumentada del Museo de Mataró con motivo de la exposición Mar de fons.

La mayor parte de las aplicaciones propias de museos hacen referencia a la colección permanente del museo (76%) frente a las apps dedicadas a exposiciones temporales (24%).

Cuadro resumen:

app moviles museos mediamusea.001

Los ejemplos expuestos muestran como estos centros trabajan para integrar la movilidad como un elemento más, pero, aunque significativos, resultan escasos en extensión en relación al computo general de museos existentes en España. La creación de aplicaciones propias no siempre en un recurso sencillo de financiar para todos los museos, pero la movilidad tiene muchas vertientes y las posibilidades de experimentar con ellas utilizando aplicaciones genéricas ya creadas, redes móviles o recursos gratuitos están ya ahí y son válidas para todos los centros. El museo móvil es el futuro de nuestros centros, por lo que es conveniente que los teléfonos inteligentes se empiecen a integrar como un elemento más de apoyo a la museografía tradicional y a evaluar sus usos y posibilidades. Más que como un enemigo al que controlar dentro de los museos (sobre todo en aquellos centros donde aún sigue existiendo la limitación de fotografiar), el móvil se debe entender como la llave que permita al usuario adaptar y personalizar su experiencia al visitar un espacio cultural.

Destacados 2011: innovación cultural

En el año 2011 las instituciones culturales y los centros de divulgación  pusieron un mayor interés por hacer uso de elementos tecnológicos y de innovación como complemento a sus vías tradicionales de comunicación y difusión. Hay cosas que hoy ya nos parece normal que puedan ser utilizadas por parte de un museo, como los códigos bidimensionales o las aplicaciones móviles, pero que sin embargo empezaron a usarse en nuestro país hace sólo un año. Como el avance está siendo tan rápido, conviene recordar algunos de los elementos novedosos que las instituciones culturales pusieron en práctica en el pasado año para poder evaluar mejor lo que ha supuesto el 2011 en innovación cultural.

En este pequeño recorrido visual por el pasado año no están presentes ni todas las innovaciones ni todos los centros, al ser muchos los elementos que entraron en juego. Se trata solamente de algunos de los más destacados  y variados ejemplos  que ayudan a conocer algunos de las avances que ha habido.

Hay que destacar el gran esfuerzo que están haciendo algunos centros, por lo que es de esperar que este año 2012 las novedades en este ámbito sigan aumentando.

Fotoscopia

Hace unas semanas hablábamos de History Pin, la red social móvil que mediante realidad aumentada permite conocer la historia de un lugar a través de fotografías antiguas geolocalizadas. Esta aplicación había empezado a usarse, con mucho éxito, por varios los museos anglosajones pero ningún museo español había experimentado con su uso. Hasta ahora.

El Museo de la Vida Rural de L’Espluga de Francolí acaba de lanzar su nuevo proyecto Fotocospia, una iniciativa que tiene como fin recuperar fotografías antiguas y geolocalizarlas a través de History Pin para poder ver in situ cómo fue el pasado del lugar. Para este proyecto el museo ha creado un perfil en Tumblr , en el que ir mostrando el desarrollo de esta iniciativa, y contará con el apoyo de otras redes sociales como Flickr para ir compartiendo las fotografías antiguas que se recopilen.

Lo interesante de Fotoscopia no es sólo el uso de una herramienta en sí, sino que el museo ha entendido la dimensión social y colaborativa de los medios sociales y las posibilidades que tienen. Por ello solicita a su público que ayude a la construcción del conocimiento, aportando imágenes antiguas, que se unirán a las del propio fondo fotográfico del museo para ser geolocalizadas, e información sobre las mismas.

History Pin es una herramienta muy útil para que los museos etnográficos acerquen el pasado de su centro o de su entorno a su público, pero también ofrece interesantes oportunidades a otras tipologías de museos. Esperemos que muy pronto más museos y centros culturales españoles se sumen al fenómeno History Pin.

Más información sobre Fotoscopia en el Tumblr creado al efecto y en el blog del Museo de la Vida Rural.

Web de History Pin.

History Pin

Una de las aplicaciones más interesantes que han salido últimamente para iPhone y Android es History Pin, una app de realidad aumentada con la que se pueden ver fotografías históricas geolocalizadas en el lugar en el que fueron tomadas.

History Pin permite, de manera colaborativa y a través de fotos que los usuarios van subiendo, reconstruir la historia reciente mediante imágenes y poder conocer el pasado de forma sencilla y muy didáctica. Desde la misma aplicación y muy fácilmente se puede escanear nuestras imágenes antiguas o captar fotografías actuales.

La app está asociada a Google maps y a través de ella es posible explorar el espacio cercano o buscar imágenes por temática, por una ubicación geográfica concreta o por periodo histórico. Además ofrece la posibilidad de conocer algunas colecciones destacadas de fotografías o crear nuestros propios tours.

Numerosos museos  y bibliotecas del ámbito anglosajón están empezando a usar esta aplicación para mostrar sus fondos fotográficos geoposicionados. Una muestra de ello es el Museo de Brooklyn, que incluso pidió a su comunidad en red que colaborasen para  geolocalizar fotografías de la ciudad, subiendo a flickr las imágenes de su archivo y solicitando la ayuda ciudadana para encontrar su ubicación. Un buen ejemplo del uso de esta herramienta y de cómo hacer del museo un espacio social y participativo.

Desde la propia herramienta animan a las instituciones a formar parte de la comunidad History Pin, ya que es un medio para llegar a nuevos públicos, una forma de dar a conocer las colecciones de imágenes y fotografías, es una herramienta educativa que causa un importante impacto local, fomenta un crowdsourcing colaborativo y es app sin ánimo de lucro que no asume derechos de autor sobre las imágenes que se cargan en ella.

Algunos de los museos e instituciones que ya forman parte del proyecto History Pin se pueden ver aquí.

Es de esperar que pronto alguna institución española se anime a usar esta interesante herramienta  y trabajar conjuntamente con su comunidad online para construir el conocimiento.

A %d blogueros les gusta esto: